Por qué nadar en invierno

El entrenador de Zoot Sports ofrece geniales razones por las que la natación ha de ser entrenada a lo largo de los meses de invierno.

Para muchos triatletas, en especial aquellos que solo tienen acceso a una piscina al aire libre, la historia es exactamente la misma. Es un grave problema entrenar con cierta regularidad, la natación durante los meses de Invierno
Los meses de invierno son la ocasión idónea para trabajar la técnica de natación. Tiende a ser la más enclenque de las 3 disciplinas para muchos triatletas. Aunque la natación es la más corta en longitud a lo largo de una carrera, puede tener un enorme impacto en su desempeño general. Se pueden conseguir avances significativos trabajando sobre los fundamentos de la natación.


Intenta añadir dos-tres sesiones de natación semana a semana en su plan de ejercicios, solo lo bastante para sostener su estado físico actual de natación. También se aconseja la adición de una cuarta sesión de solo ejercicios y enfoque en la técnica. Puede tener un impacto brutal, no solo en ser más veloz sino más bien más eficiente; Eso se traduce en más energía para la bici y en la carrera a pie. Además de esto, como los triatletas son esencialmente de aguas abiertas, es preciso tener una brazada fuerte y poderosa.

Los triatletas acostumbran a necesitar de ejercicios de equilibrio, rotación y fuerza. Los ejercicios de arrastre y flotación ayudan a sentir el agua y a mejorar la colocación del cuerpo. Los ejercicios de rotación fomentan la respiración a dos bandas, un generador de confianza tenemos la mar picada en una carrera hacen que sea bastante difícil solo de nuestro lado bueno.

La entrada de la mano en el agua

El brazo se estira mediante la extensión del codo. El codo se mueve hacia delante y hacia abajo. La mano pasa progresivamente de estar relajada y mirando hacia atrás a estar con cierta tensión mirando hacia abajo y hacia fuera (posición de entrada en el agua). El dedo pulgar es el primero en tomar contacto con el agua, cuando el brazo esta mas o menos a 2/5 de su extensión total.

Si hiciéramos dos líneas rectas paralelas entre sí, una que saliera del lado externo de la cabeza y otra del lado interno del hombro, y las uniéramos con un arco, la mano debería entrar dentro de ese margen; Es decir, la mano tiene que entrar casi delante del hombro.
Es importante que la entrada se haga con el codo en flexión y más alto que la mano. Si nuevamente hiciéramos una línea que saliera del codo, esta debería tener un ángulo de unos 45º sobre la superficie del agua. Es decir, el codo no debe mirar a la pared, debe dirigirse lo más hacia arriba posible.

Extensión del brazo dentro del agua

El movimiento es principalmente hacia delante y muy ligeramente hacia afuera. Esto se consigue mediante la extensión progresiva del brazo. El codo ha de permanecer siempre más alto que la mano y seguir orientándose hacia arriba y hacia fuera. La muñeca debe girarse hasta una posición prona de la mano, momentos antes de la extensión total del brazo, luego ha de iniciar la preparación de la siguiente curva girándose hacia fuera, hacia atrás y hacia abajo. La mano ha de mirar en la misma dirección.

 

Los ejercicios de técnica nos permiten mejorar en todas las fases del estilo libre o Crol

Agarre

La mano realiza una curva hacia abajo y ligeramente hacia fuera y hacia atrás, mirando es esa misma dirección. Es un movimiento semicircular y viene realizado principalmente por la flexión del codo, que pasa de estar prácticamente estirado a una flexión pronunciada. La flexión del codo es progresiva siendo más acelerada cuanto más profundidad alcanza la mano. Alcanzando la máxima flexión en el momento de máxima profundidad.

Tirón

La mano pasa de estar mirando hacia fuera, atrás y abajo (anterior curva) a mirar hacia dentro, atrás y arriba. La muñeca pasa de ligera rotación interna a ligera rotación externa. El brazo ha de dirigir la mano hacia dentro, atrás y arriba. Se usará principalmente el hombro y el bíceps.
La mano, quieta y profunda, ha de coger el agua y acelerar hasta el punto más alto de la brazada, con un movimiento circular de fuera hacia dentro y también desde abajo hasta arriba.

Empuje

La fase más propulsiva de la braza, la más larga y corresponde casi a la mitad de todo el recorrido acuático.

Esta fase es doble ya que contiene dos pequeñas curvas..
En la primera: la mano coge profundidad mientras gira hacia fuera, atrás y ligeramente hacia abajo.
La segunda: es propiamente la curva y es principalmente hacia arriba y ligeramente afuera y atrás. La colocación correcta de la mano en las últimas fases de la trazada es fundamental para aprovechar las fuerzas tanto de propulsión (resistencia de forma) como la de sustentación (fuerza ascensional).

Recobro

Una vez terminada la trazada acuática el hombro dirige el brazo hacia delante y hacia arriba, desde el muslo a su zona de entrada al agua. El codo también se dirige hacia delante y hacia arriba hasta llegar a la altura del hombro, para luego encaminarse hacia delante y hacia abajo junto con la mano en la búsqueda del agua. El antebrazo permanece relajado hasta momentos antes de tomar contacto con el agua, y lo más cerca posible del cuerpo durante todo el recorrido. La mano también relajada, mirando hacia atrás hasta llegar a la altura del hombro, luego se gira progresivamente hacia fuera para que el primer dedo en tomar contacto con el agua sea el anular.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.